Cuando te miro el tiempo se detiene. Miro de frente y sin disimulo. Sin pensar. Justo pestañeo para no perderme ni un instante de ti. No pienso que seas la más guapa, pero aunque no lo seas, eres la única que me atrapa. Yo tan embobado, y solo porque te veo a ti.

Te miro mientras todo lo demás se difumina. Veo tu figura, tu contorno. A veces veo una sonrisa e intento imaginar la causa. Ojalá estés pensado en mí. No quiero interrumpir ese momento, quiero que dure eternamente y me quedo callado en una esquina. Tengo miedo de asustarte, de hacer que dejes de ser feliz.

Hay veces que te miro y te ves triste. Tienes la mirada perdida, cansada. Un tanto melancólica, mirando la lejanía. Te veo hermosa, pero no puedo evitar acercarme y preguntarte que te pasa. Intento animarte con un chiste malo o distraerte con cualquier idiotez y, si lo consigo, me siento feliz. Por otro lado,  cuando quemo mis recursos y solo me queda la impotencia, te abrazo, pues si tienes que llorar, quiero que sea conmigo. Maldito egoísta.

Te miro mientras lloras y pienso: <<Ojalá nunca le haga sentir así>>. Me quedo quieto, cubriéndote con mis brazos. Me siento mal, pues me siento bien siendo tu abrigo cuando estás triste. A veces una lágrima resbala por tu mejilla, la dejo pasar. Ahogas un leve llanto haciéndote la fuerte. Otra lágrima se escurre de tus ojos vidriosos. Tengo que apartarla suavemente con mi mano y te recito mi frase. “No es fácil, lo sé. Pero tienes que ser fuerte y luchar por ti”. Te miro y comprendo que lo sabes, pero al verte también sé que necesitas ser por un momento frágil. “Aunque es muy fácil decirlo” y te aprieto contra mí.

Otras veces te miro sonreír, y me siento lleno, porque te estoy viendo junto a mí. Te veo cerca, tanto que casi ni te puedo ver. Mis brazos te cubren y todo lo demás desaparece. Miro tu sonrisa. Veo que me miras, y veo que solo me ves a mí. Entonces soy feliz. Me pierdo con mis ojos en tus labios, y recuerdo no quiero ser la causa de tu mirada perdida, cansada. Un tanto melancólica. Sé que si lo hago lo seré, así que decido quedarme aquí, sabiendo que no eres la más guapa, preguntándome porqué solo te miro a ti.